SIGUEN A FIONA.........

domingo, 21 de febrero de 2010

TEJIENDO LA VIDA..............

Hoy domingo ,lei un libro (para variar) que me hizo recordar el valor de construir las cosas por tus propias manos.
El libro en cuestion se llama "EL CLUB DE LOS VIERNES"  de Kate Jackson,leanlo con un paquete de kleneex ,alguna lagrimita soltaran.....
Ante todo la autora trata la historia de superacion de una madre soltera,que con mucho esfuerzo logra tener un local exitoso donde explota su don con el tejido.
De a poco las clientas,algunas habituales conforman un club ,lo llaman el club de los viernes..........
Alli se aconsejan sobre sus proyectos,sus temores......
vemos todos los casos habidos y por haber de tejedoras........
Detras de cada una hay una historia por demas interesante que hace que nos identifiquemos ,en mayor o menor medida con ellas.Mujeres tan humanas y reales!!!!!
Me pasó en una epoca dura de mi vida ,que el tejido llegó a formar parte de mi.Aprendi a tejer y despunte el vicio.....
No se porque en esa época no podia llorar,pero toda la amargura y el dolor lo libere tejiendo.
Asi me sacaba la angustia,con un proyecto nuevo,aprendiendo como hacer un punto nuevo....
Yo Vivia en un barrio de Capital llamado Belgrano,frente a mi edificio ,hay todavia un local donde una amable pareja de ancianos atendia,y en medio de la eleccion de lanas y agujas ,la dueña me enseño a tejer........
y le hice un sweater divino a mi hermana..........y la lista siguio......
hace tiempo que no tejo......pero fue una epoca de enseñanzas y liberacion.......no se porque aveces esas cosas ocurren en torno a alguna labor femenina.
Se de gente que le paso igual cocinando,cuiddando el ajrdin,cosiendo......
No se que magia tiene,pero  hacer cosas manuales libera ciertos demonios dormidos.......
les dejo unas cuantas frases hermosas,que son enseñanzas de vida .....disfrutenlas.......
como lo hice yo....
me sigue pareciendo increíble que reuniendo una serie de cosas heterogéneas —el hilo suave, las agujas puntiagudas, las instrucciones, el ganchillo para pulir la labor, los elementos intangibles de la creatividad, la humanidad y la imaginación— puedas crear algo que contendrá un pedazo de tu alma. Pero sí puedes.

La única manera de empezar es tomar el hilo entre los dedos y anudarlo. Se empieza y ya está. En la vida ocurre lo mismo. Aunque no todos los principios son iguales, por supuesto. Hay docenas de maneras de montar los puntos, que varían en función de la habilidad, en el diseño o incluso, simplemente, en la probada efectividad. ¿Adónde quiero ir a parar con esto? A veces lo que funciona para una labor no es lo mejor para la siguiente. Tienes que experimentar para ver qué funciona. Sin embargo, sea cual fuere el método, existe una similitud: o lo intentas o no. De manera que haz un nudo corredizo; haz una serie de lazadas en una aguja y luego utiliza su compañera para atravesarlas y hacer un punto. Montar puntos es tanto una técnica como un acto de fe.



Tus puntos podrían cambiar a medida que vas adquiriendo experiencia. El misterio radica en que dos personas que utilicen agujas del mismo tipo y medida pueden hacer puntos de distinto tamaño y tensión. La magia consiste en que, aun con sus diferencias, ambas pueden crear algo igualmente maravilloso


Éstos son los puntos fundamentales de la calceta y la base de toda prenda. El punto del derecho consiste en una serie de lazadas planas y verticales que crean la cara del tejido, y el punto del revés forma el dorso. Un lado es liso; el otro, desigual. El derecho es lo que muestras al mundo; el revés, la suave y nudosa parte interior que mantienes en contacto con la piel.




Resulta emocionante cuando empiezas a ver que la labor toma forma, cuando puedes hacer una pasada tras otra sin ni siquiera mirarte las manos, cuando pasas del derecho y el revés a los ochos, al punto de cadeneta y a la labor de incrustación (¡no hay nada como tu primer suéter con diseño de rombos!). Es la recompensa a la perseverancia. No dejes que se te suba a la cabeza ni te estanques en los mismos movimientos; aprende nuevos puntos y comprueba hasta dónde puedes llegar


Toda tejedora tiene un jersey que dejó sin terminar, bolsas de retazos guardadas de las que nunca volvió a ocuparse. ¿Y por qué? ¿Un cambio en la moda? ¿Un cambio de estación? Si fuera éste el caso, desharías los puntos y utilizarías el hilo para otra cosa. No, existe una esperanza secreta que te hace conservarlo, soñar que llegarás a hacerlo bien algún día, que lo retomarás y que por fin saldrá bien. Que esta vez todas las piezas encajarán. El error es esperar hasta que te sientas lo bastante renovada como para intentarlo de nuevo. Sencillamente, tienes que empuñar las agujas y seguir con ello de todos modos.

Finalmente el mejor de todos los consejos..............
"la vida es lo que tú hagas de ella."

buena semana!!!!!!

fiona

Google+ Followers

Visitantes recientes