SIGUEN A FIONA.........

lunes, 6 de junio de 2011

LA GUARDIANA DE LOS SABORES


ELMA MEDRANO-MI ABUELA LEYENDO EL DIARIO

Existen heroinas  de todo tipo y color,la mia es mi abuela,con unos ejercicios literarios la estuve recordando.Alguien que tiene un corazón de oro,que siempre lo tiene abierto para todos los que quieran pasar por allí.

La cocina era el corazón de la casa, su abuela imponía la rutina de todos desde allí. Se levantaba temprano, al alba decía ella, cuando las nietas intrigadas le preguntaban sobre sus horarios. Esa habitación no muy grande, oscura porque la ventana daba al pasillo de la carpintería y no permitía pasar a la luz del sol, sin puertas y conectada al patio familiar con galería techada, era el refugio de todos en algún momento. Siempre llegaba algún invitado sorpresa.Doña Elma ,los recibía con un mate riquísimo, cebado como solo ella sabia hacerlo, con la espuma constante, el sabor dulce de la cascara de naranja seca y tostada, mezclada en la yerba .Atendía la conversación de la improvisada visita y vigilaba los sabores que se cocían en sus ollas y sartenes.Era pura fuerza cuando molía el maíz para las humitas, o amasaba la masa de empanadas. La receta legendaria cobraba forma y sabor de a poco, su nieta mayor era llamada a colaborar realizando el “simbado o repulgue”, eran sonrisas de satisfacción cuando veía los dedos finitos realizar la trenza, con la masa que sobraba las niñas de la casa se hacían un festín, dibujaban figuras deformes que luego su abuela freía en la sartén.
Picaba finita la cebolla de la salsa, el perejil desaparecía triturado por sus habilidades con el inmenso cuchillo que solo ella usaba. El arroz siempre le salía blanco, sequito, en la cantidad necesaria para los comensales de la casa.
Las tardes de invierno se quedaban un rato mas invitándose al banquete  cuando sentían el olor de los buñuelos bailando tranquilos en el aceite, la miel de caña cobriza y pesada, salía de la botella guardada con celo en el fondo del armario de la cocina. Boquitas pegajosas y manos melosas eran besadas para después ser limpiadas con esmero.
La cocina sigue siendo un refugio para todos, porque todavía está ella, la guardiana de los sabores, la dispensadora de cariño; sentada en su trono, tomando té de menta, mientras mira sus plantas crecer y espera visitas que nunca le fallan.

Ella es la culpable de las historias mágicas sobre princesas,principes,enanos,flores mágicas ...
Todavía me debe recordar el cuento :El caballito de 7 colores..
pero se lo perdono...lleno mi vida con su amor.
Besos 
Fiona

Google+ Followers

Visitantes recientes