SIGUEN A FIONA.........

martes, 3 de marzo de 2015

Galán de mes de Marzo : El principe azul Por Mirta Antelo y Andrea Vazquez




A dias del estreno de un clásico cuentos de hadas,de esos que escuchamos o leímos en la infancia. Elegido cómo galán del mes  Mirta Antelo,contadora,amiga,escritora y compañera de andanzas literarias nos honra con su opinión.


 
¿Quién no desea un príncipe azul?

            Si bien el príncipe azul es un personaje atribuible a varios cuentos de hadas clásicos, el que hoy nos convoca es el príncipe de Cenicienta con motivo del estreno de la película.
            Hay que reconocer que el personaje sigue fascinando a chicas y a grandes.
¿Cómo no sentirse atraída por ese hombre?
Es apuesto, íntegro, batallador, capaz de distinguir a su amada entre cientos, gracias a un detalle ínfimo que solo él  sabe reconocer y valorar y que nos hace únicas a sus ojos.
            Nuestro príncipe desafía abiertamente a todo el que se ponga en el camino hacia su amada, emprendió su empresa, cuyos resultados eran poco halagüeños a juzgar por las pocas pistas con las que contaba, montado en su noble corcel blanco. Cumplió su objetivo enfrentándose a la malvada madrastra y se llevó a la princesa a un hermoso castillo en el que fueron felices por siempre. 
            ¡Y el instante mágico! Ese instante mágico en el que él toma el pie de la princesa introduciéndolo suavemente en el zapato de cristal. El momento mágico en el que la mira a los ojos y reconoce a su amada y desliza sus manos sobre el diminuto pie y asciende audazmente por su tobillo...
¡Momento sensual y romántico por excelencia!
            Ahora bien ¿Por qué aún hoy el príncipe azul sigue vigente?
            La respuesta es ¿Y por qué no?
            ¿Qué mujer no espera un hombre que sea apuesto y batallador (o de buen físico y  trabajador)?
            ¿Qué le ofrezca un palacio (o un hogar confortable)?
            ¿Qué venga montado en un brioso corcel (o un auto decente)?
            ¿Qué  las libre de personajes maléficos (o de un jefe insoportable)?
            ¿Qué las libere de las tareas domésticas (que aunque existan los electrodomésticos siguen siendo horribles)?
             ¡TODAS!
Todas las princesas modernas desearíamos un príncipe azul. Deseamos a alguien que nos procure todas las seguridades con el convencimiento de que así podremos vivir felices por siempre.
 Pero sabemos que lo que deseamos tenemos que conseguirlo por nosotras mismas y lo demás es fantasía, así que partimos montadas en nuestros tacones que no son de cristal para librar nuestras propias batallas.
Las modernas doncellas guardamos muy dentro nuestro el ideal de príncipe azul para poder hacer lugar a un deseo más realista, aunque no más fácil.
El deseo de enamorarnos de un hombre que sea digno de batallar la vida a nuestro lado.
            Pero hay algo a lo que no estamos  dispuestas a renunciar de ninguna manera.
Algo a lo que toda  heroína tiene derecho en todas las épocas.
Algo que todo príncipe debería estar dispuesto a hacer sin condiciones. 
¡Toda princesa tiene derecho a llegar a su hogar y que su príncipe azul le brinde un sensual masaje de pies!



Azul...como el mar azul.

Cuando era niña,un recuerdo permanente es el de mi abuela Elma contándome cuentos y mirándome de manera soñadora. Se dedicaba con pasión a Blancanieves o a Cenicienta, en ese momento me presento al príncipe.
El príncipe salvaba a la princesa de caer en manos de los malos,cómo dijo Mirta él solo con su alma,tenía el coraje de enfrentar a medio mundo y llevarse por delante a todos los monstruos.
No me di cuenta que en la memoria colectiva teníamos cultivado el ideal del príncipe azul .Cuando crecí, me fui dando cuenta que los plebeyos reales ,esos de carne y hueso,hacen lo que pueden. Cuando algún sentimiento nacía hacia algún hombre, el fantasma del príncipe azul rondaba. Una quería sentir esa magia. La chispa de ser Cenicienta.
El amor se cruza en nuestras vidas de manera inesperadas, aprendí mucho y seguiré aprendiendo después de besar varios sapos y ogros:
La verdadera salvadora ,soy yo con mi fuerza interna. No hay que olvidar cultivar el amor propio,la ambición del trabajo,los sueños. Carrie Bradshaw lo recuerda en una frase por demás clara :“Al final, la relación más emocionante, difícil y significativa de todas es la que tienes contigo misma. Y si encuentras a alguien que te ame como tú quieres… Bueno, ¡eso ya es fabuloso!"
Lo mejor que tenia Cenicienta  aparte de su bondad eran sus amigos. La amistad es un tesoro que se conserva después de príncipes desteñidos,ogros venidos a menos. Y como dijo Carrie (si de nuevo): "Quizá nuestras amigas sean nuestras verdaderas almas gemelas, y los hombres solo gente con quien divertirnos."
Todos tenemos un hada madrina: la voluntad,hace magia de la buena y la Fé ,es la otra.
 Varios memes en Pinterest recuerdan una gran verdad : Cenicienta pidió ir a una fiesta y ropa. el príncipe vino como un extra. 
Creo que el pobre príncipe, ideal del hombre noble que lucha por su amor,no esta perdido. Siempre  existirán  hombres que dejen los miedos a un lado y se jueguen por lo que sienten. Muchos se hacen viejitos y viven sus arrugas al lado de su princesa. Otros la vieron partir y transformarse en estrella y saben que ya brillaran juntos. 
En la vida a veces comprobamos que lo único azul son los pitufos,que los hombres ,sin importar su edad pueden ser cobardes o pueden tener el acto de valor mas grande en la tierra y eso es amar. Me quedo con estos últimos que imperfectos y luchadores.
Me quedo con Big,que sabe que otro gran amor son los zapatos.
Aclaro, el principe de Cenicienta se llama Henry o Enrique. (El príncipe azul era el de La bella durmiente) ,pero bueno el azul es el color de este club de hombres de ensueño.
Si los principes azules de los cuentos me dicen ¿que deseas?
Deseo esto:
“Busco un amor. Un amor real. Ridículo, inconveniente, que me consuma, un amor de esos que te hacen pensar que no puedes vivir sin el otro”.
Carrie Bradshaw me dio una mano,seamos sinceros , ¡ella es la nueva cenicienta!.
Besos
Fiona


Google+ Followers

Visitantes recientes