SIGUEN A FIONA.........

miércoles, 7 de octubre de 2015

Cartas de amor 3: "Deuda Pendiente " de Andrea Vázquez

   
Foto de Pinterest



 Quedaba la espera. Sólo eso. La voz de Juan  Eduardo, el cantante de su época juvenil , que escuchaba  en las noches donde soledad y las equivocaciones lo acompañaban,  entonaba una canción que había regresado a su vida de la manera menos pensada. Cómo ella.

"Eran dos locos que se amaban
Por amarse nada más
Sin pensar en lo demás
Eran locos por su amor
Y se adoraban..."


La música aflojaba las emociones acumuladas en la garganta. De a poco pudo acompañar  la melodía.
La vista de la ciudad se desdibujó , sintió las lágrimas fluir. Cerró los ojos disimulando ante nadie sus sentimientos. 
Recordó al  mensajero. Recordó  la carta.
Pensó en sus palabras ,hilvanadas en un papel  que transportaba sus sentimientos.


                                                                                                                         
Elvira:
Le confieso que no sé escribir cartas, no soy un hombre dado a la comunicación.
Soy de los que prefieren el silencio, las palabras justas y la acción. Pero a usted nunca le demostré nada de esto. Conoce como nadie mis omisiones.
La amé antes, cuando éramos jóvenes, cuando podíamos confiar en que el futuro era nuestro. Hicimos mal en dar por sentado que las cosas se ganan porque sí, sin el sabor de la lucha. Usted era una batalla digna del mejor soldado.
Ese no fui yo.
Esta carta podría estar llena de muchos quizássi hubiéramos…colmada de excusas para justificar como dejé que su esposo la arrebatara de mi lado.
Usted era mía, no lo niegue, no sirve de nada. ¿Recuerda cuando bailábamos boleros? La música siempre me trasportó a sentir su piel. Era una enfermedad para la que no quise una cura.
Siempre estuve al tanto de su vida, de alguna manera el destino me recordaba mi deuda pendiente.
Los chicos estudiaron en el mismo colegio, porque mi ex esposa era una antigua alumna .La primera vez que la observé entrar en ese patio, fue un soplo de aire fresco para una vida asfixiante.
 Por primera vez en años sentí que recuperaba algo que me pertenecía, su sonrisa fue de asombro al principio.  La calidez de su afectuoso y educado saludo, se convirtió en una tentación poderosa. Poder verla, era un premio a mi cobardía. Su distancia y excesiva educación en nuestras charlas eran el castigo que acepté.
Esos encuentros nunca fueron casuales, usted posee el don de hacer sonreír a mi alma. Esbocé sonrisas en la intimidad de mi despacho. Brotaban solas, hasta solían posarse impúdicas en los momentos inoportunos.
Usted era mi esperanza, aún hoy lo sigue siendo. La necesité a mi lado Elvira, no para satisfacer mi egoísmo, sino para tener la dicha de amar y ser correspondido. Bajo ese lema alenté a mi hija cuando me confesó su amor por su hijo Álvaro. Tenía el mismo brillo en los ojos que tuve a su edad, no quería que viviera con el sabor del dolor atravesado en la garganta.
Por supuesto que a muchos no les agradó saber que la joya de la familia se casaba con un músico que no tenía futuro.
 Como el avaro, atesoro sus labios en mi mejilla y el rastro de sus lágrimas, cuando murmuró sólo para mí: “Gracias”.
Me llegó un correo electrónico con fotos de la última presentación en Paris. No me diga que no hice algo bueno en esta vida.
La amo.
Lo dije en una carta. Espero poder decirlo en persona.
En esta vida las segundas oportunidades son escasas. Ahora podemos estar juntos, ya no quiero ser un mendigo, ni estar en deuda con el amor.
Usted es la poseedora de mi secreto, estoy en sus manos, es la dueña del tiempo presente y futuro.

Adalberto

P.D: Las gardenias que transportan esta carta tienen el perfume de su piel, descubrí el significado hace poco y desde ese día esbozo esta misiva, ya no quiero que este amor sea un secreto.

Escuchaba el interno de su secretaria llamándolo, lo ignoró. Prosiguió en su mundo , en sus recuerdos de un amor perdido y anhelado.
Al fin pudo cantar  acompañar a Juan Eduardo en el viejo hit,renacido en una publicidad de celulares.

..."Eran dos locos que se amaban
En un mundo de cartón
Uno de ellos, era yo
Que vivía tan feliz
Enamorado..."

 La puerta se abrió interrumpiéndolo. Sus ojos cerrados se negaban a regresar a la realidad. ¿Qué podía decir al fiel Sara ? Que su jefe  tenía un día de locura.
Alguien lo acompaño en la melodía :

"Y locos de amor
Locos de amor
Soñaban
Eran dos locos, los poetas
Que inventaron un amor
Le pusieron un color
Eligieron un lugar
Y allí se amaron   ..."         


-La próxima vez me envías un mail o un whatsapp-lo reprendió cariñosa-. Tu mensajero le llevó la carta a la vecina.
Caminó desplegando esa elegancia que la caracterizaba. Dejó la cartera en una esquina del escritorio  y continuó su camino hacia donde  se encontraba sentado él. Pudo percibir que Sara  diligente cerraba la puerta, protegiéndolo de intrusos.
-Vos te castigas con música del recuerdo Adalberto.
-A mí me gusta la letra-se defendió.
La tenía frente a frente, con el olor de las gardenias besando su piel . A sus sesenta años tartamudeaba.
-La letra es linda-dijo quitándole sus lentes y dejándolos sobre el escritorio.
-La  letra ha-habla de no-nosotros-proseguía terco y tartamudo.
-¿Me amas?- lo enfrentó seria.
Él afirmó con la cabeza. Las palabras, habían abandonado su boca. Atinó a perderse en esos ojos que fueron testigos de sus cobardías y de sus grandezas .
Esa mirada lo condujo a salir de su parálisis y reclamar sus labios.
Adalberto regresaba después de décadas, al país que habitan dos y se aman.






¿Quien dijo que no se pueden escribir cartas? ¿Cartas de amor?
Esta la escribí para el Primer Festival. Vamos que se puede!
Escriban , escriban ...
Besos
Desde la organización del Festival nos recuerdan :

¡ATENCIÓN! 
Debido al éxito del concurso de Cartas de amor Titania - Festival de novela romántica, extendemos el plazo de recepción para que todos puedan participar.
La nueva fecha de cierre es el VIERNES 16 DE OCTUBRE.
¡Mucha suerte a todos!

Google+ Followers

Visitantes recientes