SIGUEN A FIONA.........

domingo, 20 de noviembre de 2016

Recomendaciones Literarias: "Alguien llama a la ventana" de Cristina Bajo




No es tanto miedo como inquietud lo que estos cuentos provocan. El miedo, aun cuando sea indeterminado, es un sentimiento preciso y localizable. La inquietud, más sutil, más peligrosa, es algo que nos altera sin que podamos detectar su origen, la sombra de una sombra que nos persigue y que hace vacilar nuestras certezas.

Los exquisitos cuentos góticos que Cristina Bajo eligió para Alguien llama a la ventana son ejemplos virtuosos de ese arte, hecho de misterio y sugestión, de oscuridad y temblor. De resignación lúcida ante la fatalidad. Los textos de Henry James, Edith Warthon, Leopoldo Lugones, Gustavo Adolfo Bécquer, Howard P. Lovecraft, Emily Dickinson y Saki, entre otros, son obras mayores del género, de esa literatura que saca a la luz lo extraño, lo inexpresable, los enigmas que ninguna razón despeja. Inquietantes en su trama, perfectos en su concepción y ejecución, dan forma a un libro que conviene leer en la quietud de la noche, en ese silencio solo alterado por la zozobra y la admiración del lector.

Leer a Cristina Bajo es un placer para el alma. Esperar una obra suya vale la pena. este libro fue una agradable sorpresa y confirmó porque la siento un espíritu afín.
Me recordó el concepto de terror, miedo. Ese cuya pimienta es la sorpresa.
De pequeña miraba en la televisión Drácula, junto a mi tía Mary. Ese querido personaje , oscuro, elegante con su capa y peinado a la gomina. 
Ese, que venía a asolar a las doncellas de noche, hizo que buscara películas que tuvieran ese ingrediente. Confieso que vi pocas que tengan la sorpresa.
Lo mismo me ocurrió  con los libros. Excepto Edgar Allan Poe, cuyos textos leíamos en las clases de inglés de mi adolescencia. Poco, poco miedo y verdadero terror me produjeron libros o películas.
Quizás un vampiro para los entendidos, sea un ejemplo incorrecto y espantoso del género del terror. Los actuales zombies, vampiros, y azotes varios, de ese género que llaman terror, no me seducen, no me sorprenden, no llenan.
La cosa oscura pasa para mí por otro lado, pasa por mostrar la parte pequeña y no el todo. Por acelerar el corazón del que lee y espera.
Cristina selecciona varios autores que en algún momento escribieron algún texto que genera la pimienta verdadera del terror y del miedo a que ese algo macabro suceda.
Es la sorpresa,el caminar como lectores en una historia que devela las capas de misterio, miedo y que provoca esa angustia del clímax del terror.
Una casa abandonada, la relación de dos hermanas, un joven que aparece de la nada y sus ojos son misteriosos y amarillos. Desapariciones, fantasmas que tienen historias que contar. 
No saber si el ensueño te envolvió y lo que viviste fue real o irreal. Son los temas que tratan algunas de las historias.
De esa pimienta hablo.
Cristina presenta a los autores, relatándonos con sus palabras la vida y obra. Cómo los descubre cómo lectora. Un pequeño y profundo análisis de la obra del autor.
Es un libro maravilloso porque podemos leer a autores que ya no se publican y son clásicos. O quizás los leímos en otro tipo de obras y nos sorprenden, como en mi caso sucedió con Edith Warthon ( autora de "La edad de la inocencia" o "La casa de la alegría") o con Becquer...el de los poemas, ese.
Leí y conocí autores desconocidos, que me hicieron vibrar con sus historias. Saki, Madeline Yale Wynne.
Recordé una de las historias de los libros que solía tener mi abuela en su biblioteca. Leyendo las historias de Cristina en este libro, reconocí esa parte de su imaginario que la expone como una gran escritora. Esa pluma delicada, pero sagaz a la hora de contarte una historia. 
La suya posee magia, misterio, sumándole esa cosa cotidiana y vintage , que te atrapa.
Un libro que ocupa su lugar destacado en mi biblioteca, un libro que resume magistralmente a geniales autores, que nos introducen en textos llenos de la pimienta que espera el lector; LA SORPRESA.
No dejen de leerlo hasta que llegue la saga Osorio. si nunca leyeron a Cristina Bajo, no pierdan mas tiempo y hagánlo. Sólo es disfrute del bueno.
Besos
Andrea/ Fiona

Google+ Followers

Visitantes recientes